El presidente filipino ordena repatriar basura canadiense hasta botarla en sus aguas

A lo largo de 2013 y 2014, una empresa privada canadiense envió ilegalmente a Filipinas 103 contenedores con unas 2.500 toneladas de basura. De acuerdo con la documentación se trataba de plástico reciclable, pero dentro de los contenedores había residuos que no se podían reciclar.

Desde entonces Canadá no ha retirado la basura, algo que ha complicado sus relaciones con el país asiático. Parte de los desechos han sido enterrados en un basurero de la provincia de Tarlac.

El pasado 15 de mayo expiró el plazo límite establecido por Manila para la repatriación de la basura, lo que provocó que Filipinas retirara varios de sus altos diplomáticos en Canadá la semana pasada.

“Obviamente, Canadá no se está tomando en serio ni el problema ni a nuestro país. El pueblo filipino está ofendido profundamente porque Canadá está tratando a este país como un basurero”, subrayó el vocero.

Las autoridades filipinas han realizado varias protestas diplomáticas por la inacción de Canadá desde que un tribunal filipino dictaminara en 2016 la devolución de la basura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *